lunes, 29 de junio de 2009

Dos quintetos, ensayo ( Ejercicio Nº 47) ver. II

Difícil será tal vez con fuerte y gruesa voz

dilucidar el retrato Lengua cual pincel

que inscribiste con sangre en mi alma si la

tengo por dios o por lo que respira antes

que el ego hambriento de cicatrices Hoz



Dulce movimiento de la inocencia que jamás fue

otra cosa que el instrumento de la macabra

intimidación de todo acto o gesto antes de

Juguete de lo monstruoso llegaste donde tal

como lo expresaste alguna vez jamás quisiste

2 comentarios:

e.guedes dijo...

Y eso está maravilla, Pedro. Lo he leído como cuatro veces ya, es tan fuerte. Un beso, amigo, Eliana.

Anónimo dijo...

zig zag

alineal

eczétera.

gusta.